Ciencia

Siglos de cría han cambiado el cerebro de los perros

Siglos de cría han cambiado el cerebro de los perros, según un estudio de 33 razas de perros, el papel o tarea para la que se crió un perro.

Por ejemplo, los perros entrenados para recuperar pájaros, se refleja en su estructura cerebral. Existen cientos de razas de perros en todo el mundo, desde el pequeño chihuahua hasta el enorme San Bernardo.

Todo gracias a siglos de cría selectiva por parte de los humanos, con una gama tan amplia de tamaños y temperamentos caninos. No es sorprendente que, en el proceso, también hayamos remodelado sus cerebros y sus cuerpos.

El estudio realizó escáneres de resonancia magnética en 33 razas y descubrió que según cómo un perro fue criado esto se reflejará en su estructura cerebral. Los perros criados para ser pequeños, como el Lhasa Apso, tienen cabezas redondas con cerebros igualmente redondos que ocupan la mayor parte de su cráneo.

Una raza más grande como un Golden Retriever tiene una cabeza larga y estrecha y, por lo tanto, un cerebro más alargado que no ocupa todo el espacio del cráneo.

Esta nueva mirada dentro de la mente de los perros ofrece una mejor comprensión de cómo las razas están hechas. Esto a su vez ayuda a los futuros dueños de perros a elegir la raza adecuada para su hogar, agrega Hecht. Cuyo estudio fue publicado en la revista Neurosci.

“El momento más asombroso para mí fue solo mirar los escáneres. Es realmente genial en la ciencia donde tienes un resultado en el que no tienes que hacer ninguna estadística elegante para poder decir que algo está pasando”.

Erin E. Hecht, neurocientífica evolutiva de la Universidad de Harvard.

Dentro del cerebro del perro

Para el estudio, Hecht y sus colegas reclutaron a 62 perros domésticos individuales en hogares estadounidenses, incluidas razas como beagles, Terriers de Yorkshire, Pinscher Doberman, Boxers, entre otros.

Después de observar las diferencias en el tamaño y la forma del cerebro; el equipo analizó aún más las diferencias dentro del cerebro, observando cómo ciertas regiones variaban entre las razas con ciertos rasgos de comportamiento.

Los Bulldogs, por ejemplo, se criaron originalmente para luchar contra toros cautivos, pero luego esto cambio (felizmente), siendo actualmente criados para ser mascotas familiares amorosas.

Colocándolos tanto en los grupos de “pelea deportiva” como de “compañía explícita”.

The Real Bulldog, Cría de perros Bulldog.
Bulldog Original 1837

El equipo del estudio utilizó el sitio web del American Kennel Club para obtener información sobre los roles originales de las razas. Los científicos mapearon seis redes cerebrales que podrían discernirse por el comportamiento de un perro, como la caza de olores o la compañía.

En la parte del cerebro llamada corteza pre-frontal; un área asociada con el tamaño del grupo y la interacción social tuvo la misma variación entre los perros criados para el pastoreo, trabajo policial, militar y de guerra; control de alimañas, caza y recuperación de aves y lucha deportiva.

Eso tiene sentido, ya que estas razas cumplen roles que son “cognitivamente complejos y exigentes. Por lo que podrían requerir un mayor apoyo de la corteza prefrontal”, comentó Hecht.

Daniel Horschler, Ph.D. estudiante de la Universidad de Arizona que estudia anatomía cerebral en perros, elogió el enfoque del estudio.

“No trataron de dividir el cerebro en regiones. Lo cual es un enfoque realmente bueno porque todavía no sabemos mucho sobre cómo se organizan los cerebros de los perros”; indicó Horschler, quien no participó en el investigación.

“Fue inteligente que el equipo notara áreas en las que los cerebros de los perros tendían a cambiar de la misma manera. Y que luego relacionaran esos cambios con rasgos específicos de la raza”, comento Horschler.

“Es realmente emocionante”, agrega.

“Los perros son un gran modelo para este tipo de cosas y nadie realmente ha explorado esto antes”.

¿El mejor amigo de la ciencia?

Aunque los perros domésticos alguna vez fueron despreciados por los científicos como “un animal falso”, no dignos de investigación científica, estos se han convertido en un tema de estudio más común, particularmente como parte del estudio de la emoción y la cognición, dijo Horschler.

Por ejemplo, 20,000 años de convivencia han convertido a nuestras mascotas en intérpretes afinados de la emoción humana, posiblemente más que cualquier otra especie.

La autora del estudio, Hecht y sus colegas, también realizaron un análisis estadístico que muestra que las variaciones cerebrales ocurrieron más recientemente en el árbol genealógico del perro. En lugar de en el pasado. Esto sugiere que “la evolución del cerebro del perro ha sucedido rápidamente”, dice Hecht.

“Trae a casa la prueba de cómo los humanos alteran el mundo que los rodea”, dice ella. “Es un poco profundo que nuestros cerebros estén cambiando otros cerebros en el planeta”.

Hecht .

Fuente:

Hola amigos amantes de los animales! Mi nombre es Stefani y si estas leyendo esto es porque Tú también eres amante de la vida, de esas asombrosas criaturitas hermanas del cual somos responsables. Creo firmemente que somos parte de un todo. El ego, lo material, lo mundano ciega a muchas personas, les hace olvidar la belleza e importancia de la naturaleza, pero sobre todo nuestra Coexistencia armoniosa con ella. Esta en nosotros defenderla y reaprender a coexistir, todos y cada especie que vive en esta tierra son seres de luz. Pepita de Mandarina es mi musa, mi hermosa princesa en su honor me anime a hacer este Blog aunque mi profesión no es médico veterinario, mi pasión por los animales es enorme, por ello investigo y estudio sobre medicina y curiosidades de animales, adicionalmente agrego experiencias personales con mascotas. Espero les agrade, no olviden si desean que investigue sobre algún tema solo déjenme un comentario. Muchas gracias por pasarse un tiempito por mi Blog.

Leave a Reply

error: Alerta! Contenido protegido!